15 de abril 2020.

Traducción literal: fairtr.de/jyS


DÍA NACIONAL DEL BANANO: LOS HÉROES DE COMERCIO JUSTO EN COLOMBIA PONEN #FAIRTRADETOGETER EN ACCIÓN CONTRA EL CORONAVIRUS


Trayendo la Prueba COVID-19 a la Comunidad


Dieciséis compañías bananeras están aportando US $ 55,000 del dinero de la Prima Fairtrade para un centro de pruebas de diagnóstico de emergencia COVID-19 establecido por la universidad local. "Los vuelos se han suspendido en todo el país y las muestras tardan alrededor de ocho horas en llegar desde Urabá a Medellín por carretera", explica Carlos Trujillo, gerente de plantación de Grupo Agrosiete, una de las compañías involucradas. "En total, puede tomar de cuatro a cinco días tomar las muestras, transportar los 500 km a Medellín, analizarlas y comunicar los resultados a los pacientes". "Esta iniciativa podría cambiar el juego", agrega. “Podemos obtener los resultados de la prueba más rápido, lo que nos ayudará a detectar casos en la región más rápido, y así ayudar a limitar la propagación del virus. Si las personas dan positivo, pueden ser confinadas y cuidadas adecuadamente ”. La nueva instalación de pruebas está siendo coordinada por el Comité de Empresas Comerciales del Estado Universitario de la región e involucra no solo a los productores de banano Fairtrade, sino a once municipios, grupos religiosos, el Instituto Colombiano de Medicina Tropical y la Universidad privada CES. El consorcio necesita recaudar más de US $ 200,000, de los cuales las organizaciones Fairtrade ya han comprometido más de una cuarta parte. "Además de apoyar el nuevo centro de diagnóstico, las compañías de comercio de bananas también están financiando equipos para unidades de cuidados intensivos y la compra de respiradores para instituciones médicas en Urabá", dice Carlos. “También han donado plátanos, piñas y otros suministros de alimentos a familias que no tienen ingresos en las últimas semanas. Nuestro personal es muy importante para nosotros y tomaremos las medidas que podamos tomar para protegerlos ”. Junto con las organizaciones de Comercio Justo de todo el mundo, los productores de banano ya están implementando medidas para proteger a los trabajadores, como usar máscaras, detener la producción para lavarse las manos cada dos horas, controles regulares de temperatura, hacer cumplir el distanciamiento social de dos metros, el transporte segregado y las comidas escalonadas para Evitar las multitudes. Jabón, agua y gel antibacteriano están disponibles para los trabajadores. "Fairtrade nos ha permitido aumentar la conciencia de los trabajadores sobre el virus", dice Carlos. “Están más preparados y tienen más información para enfrentar este desafío. Como organización Fairtrade, estamos acostumbrados a organizar sesiones de capacitación, lo que significa que también hemos podido comunicarnos con las familias de los trabajadores ".


Llevando la lucha contra COVID-19 a las calles


“He tenido muchas noches sin dormir. Estaba despierto a las 4.30 de la mañana cuando tuve la idea de luchar contra el coronavirus ”, dice Felipe Echeverri Zapata. "Llamé a mi amigo y juntos ideamos un plan". Felipe es gerente de la granja de banano Agrotes SAS certificada Fairtrade en Urabá, Colombia. Al igual que otros agricultores y productores de todo el mundo, la pandemia de virus está causando grandes dolores de cabeza en un sector donde ya era lo suficientemente difícil como para ganarse la vida de manera digna. Pero Felipe no es el tipo de hombre que cede. "Tuve que regresar a Medellín para estar con mi esposa y mi hijo pequeño durante el encierro", explica. “Mi hermano y mi hijo mayor todavía están en la granja. Los trabajadores agrícolas están exentos de las restricciones y, afortunadamente, hasta ahora solo se ha reportado un caso del virus en Urabá. Pero el mayor desafío es lograr que las personas comprendan la gravedad de la situación que se avecina. Si todos nos enfermamos al mismo tiempo, ningún sistema de salud en el mundo podría cuidarnos ”. Felipe y la gerencia de Agrotes ya habían implementado una serie de medidas, como restringir los números en los autobuses a 20 trabajadores a la vez, desinfectar los autobuses antes y después de los viajes, proporcionar a los trabajadores máscaras faciales y colocar letreros que les indicaran que mantuvieran sus distancia. Pero Felipe sintió que esto no era suficiente. “Me puse en contacto con mi amiga Sandra, propietaria de Calima, la compañía que rocía nuestras plantaciones de banano contra la enfermedad de la Sigatoka Negra. Calima tiene aviones de fumigación de cultivos, así como también camiones cisterna y todos los demás equipos necesarios, y Agrotes tiene existencias de desinfectantes que utilizamos para lavar los plátanos antes de la exportación. Juntos, pudimos desinfectar los caminos y las aceras alrededor de la granja, así como las calles comerciales, la entrada al hospital y otras áreas públicas de la ciudad ". Como el movimiento está muy restringido durante el cierre, Felipe tuvo que obtener el permiso de la policía para mover los tanques de fumigación alrededor del área. "Llamé al coronel de la policía y le dije lo que propusimos", dice Felipe. "En dos horas, todo se había coordinado con la oficina del alcalde y el departamento de bomberos, se levantaron los bloqueos de carreteras y comenzó la fumigación". Ahora, los municipios vecinos han tomado la idea. "De esta manera, todos están unidos para llevar a cabo medidas preventivas de salud para la gente de Urabá", dice. "Reduce el estrés y ayuda a las personas a saber que estamos haciendo todo lo que podemos". Sin embargo, vencer los impactos de la pandemia tomará más que desinfectante. Felipe está profundamente preocupado por los efectos a largo plazo en la producción de banano, que ya opera en márgenes delgados. "Muchos clientes están atrasados ​​con sus pagos, algunos han pedido reducciones de precios o están comprando menos volumen", informa. “Hasta ahora, hemos podido seguir pagando a nuestros trabajadores a la tarifa completa y todavía están recibiendo todos los beneficios habituales. Rezo para que nuestros clientes en Europa y Asia sigan comprando nuestras bananas para que los trabajadores no sufran ”. Por el momento, proyectos como la construcción de casas de 24 trabajadores, financiados por la Prima Fairtrade, todavía están en marcha. Para Felipe, el bloqueo y las restricciones de viaje traen recuerdos. “Se oye menos ruido en las calles; me recuerda a hace 20 años, cuando la vida era más lenta. Solíamos levantarnos temprano para evitar los obstáculos y poder ir a trabajar ”. Pero la crisis también ha traído beneficios inesperados. "Mi familia está dispersa por todo el mundo y tengo muchos primos que nunca he conocido", dice. "Durante el bloqueo, tenemos chats en línea regulares e, irónicamente, ahora nos estamos conociendo mejor".


#FAIRTRADETOGETER


32 vistas0 comentarios

Corporación El Tesoro.

¡Trabajando en equipo para un futuro mejor!
logo corporacion el tesoro and felipe echeverri zapata